lunes, 19 de junio de 2017

El Real Observatorio de Madrid

El sábado pasado pude realizar por fin una visita que tenía pendiente desde hace mucho tiempo: El Real Observatorio de Madrid. Al sur del Retiro, en el alto de San Blas, pero bastante escondido por  la vegetación y algunos edificios, se encuentra esta joya de la Ilustración española.



El Real Observatorio de Madrid fue fundado por Carlos III a sugerencia de Jorge Juan, marino, espía, embajador, ingeniero y gran científico más recordado por su calle que por el hecho de haber demostrado que la tierra está achatada por los polos. El edificio principal del observatorio fue diseñado por Juan de Villanueva, arquitecto neoclásico que también firmó otro “proyectito” próximo: El Museo del Prado.
El observatorio se construyó en 1790 en el llamado “Eje de las Ciencias” (junto con la Academia de Ciencias –ahora Museo del Prado- y el Jardín Botánico). En él, se visita una fantástica biblioteca con muchos libros antiguos de astronomía, relojes de precisión, un péndulo de Foucault y dos telescopios originales de 152 mm del astrónomo William Herschel, el gran científico y músico germano-británico,  probablemente muy parecidos a los que utilizó en 1781 para descubrir Urano. Emocionante…




Portaocular, tapa y buscador del precioso telescopio de madera de 152 mm. Herschel no necesitó nada más para descubrir Urano...

Después de observar un rato el hipnótico movimiento del péndulo y dar un pequeño grito de satisfacción cuando derriba la siguiente pieza gracias al regular movimiento de la tierra, 


se pasa a la interesante sala en el que se conserva un círculo meridiano con el que se calculó la hora exacta hasta el año 1975. Una apertura en el techo, que marcaba el meridiano de Madrid, permitía seguir el sol hasta el cenit. La sala está llena de elegantes relojes de precisión e instrumentos de latón, cuya belleza y estilo no han sido superados.


Una ventana bien alineada norte sur es imprescindible en cualquier casa para poner en hora el reloj del abuelo...

Pero el plato fuerte de la visita nos espera en un edificio más moderno a pocos metros del observatorio. En 1804 la ciudad de Madrid, con un cielo todavía limpio de contaminación, contaba con el mejor telescopio del mundo. Construido por Herschel en Inglaterra, disponía con un espejo de 60 cm que afortunadamente se salvó de la destrucción por parte de las tropas francesas en 1808, que quemaron el resto del aparato. Que dramático resulta que sólo pudiera ser utilizado durante cuatro años.




Utilizando los planos originales, también conservados, se ha reconstruido el telescopio, que resulta impresionante.  El excelente espejo también se expone.




La visita concluye con una exposición de instrumentos astronómicos, pero incluso más interesante resulta la explicación del origen de la topografía moderna, y el comienzo de la meticulosa medición y localización de los 11.000 vértices geodésicos en nuestro país. La operacion comenzó en 1858 en Madridejos (Toledo), usando una regla de platino de cuatro metros, calibrada con el patrón metro en París, protegida del sol, y operada por un regimiento de artillería que la desplazó pacientemente durante tres años. Dos cerros separados por 14 kilómetros (la Carbonera y el Juego de Bolos) fueron la base del primer triángulo de la red geodésica española. En esta página se explica muy bien esta poco conocida aventura científica.
Se conserva una impresionante fotografía de 1858 que recoge los trabajos:
Está lo de pelar patatas, luego lo de Melilla, pero lo de la reglita manda h....

También destaca un precioso telescopio Zeiss, sueño de todo aficionado que se precie.


En la actualidad, el conjunto de edificios alberga las sedes del Observatorio Astronómico Nacional y del Observatorio Geofísico Central, y continúa realizando labores de ciencia y gestión. Por ello, la visitas están reguladas y es necesario concertarlas con antelación en esta página:


Recomiendo totalmente esta visita, una ruta por la historia y la ciencia que enseña y emociona. Si eres friki o aficionado a la astronomía, ya estás tardando…

jueves, 1 de junio de 2017

NAPOLES

Napoles es, sencillamente, ESPECTACULAR:

Polichinela..

Duomo di Napoli (Catedral de San Gennaro):





Porta di San. Gennaro:

Museo Archeologico Nazionale:



Piazza del Plebiscito:


Quartieri Spagnoli:

Pompei:

Castel Nuovo:



Port'Alba:

Piazza Dante:

Vesubio:

¡Bienvenidos al Sur!

miércoles, 31 de mayo de 2017

37 dias


Sus vais hacerr pupitarr pekadoress


28 de junio de 1914. Comienza un tranquilo verano en la confiada Europa de principios de siglo. El Archiduque Francisco Fernando, heredero del  trono del  Impero Austrohúngaro, visita la capital bosnia, Sarajevo. No era el momento más adecuado para ello, teniendo en cuenta la gran tensión política existente. Una conspiración preparada por nacionalistas bosnios con el apoyo de Serbia le estaba esperando. A las 10 y 10 se produjo un primer ataque con bomba, que falló. Tras cancelar su agenda, Francisco Fernando se dirige al hospital para visitar a los heridos del atentado, cuando el conductor comete un error. Da marcha atrás para retomar el camino correcto, y se le para el coche. Para mayor inri, uno de los conspiradores, Gavrilo Princip, que estaba en una tienda cercana, observa la situación y la aprovecha, matando de un tiro a los herederos del trono.



Este hecho tan rocambolesco arranca la cuenta atrás para la I Guerra Mudial. Durante 37 días, la situación se irá complicando. Diplomáticos y políticos partidarios de la paz se enfrentarán a los que piensan que una guerra rápida, limpia y moderna les permitirá ajustar viejas cuentas y conseguir un mayor trozo del pastel de las colonias.  

Estos movimientos diplomáticos están bien recreados en la interesante serie británica “37 dias”.


Narra, desde la perspectiva inglesa, los frenéticos contactos entre las grandes potencias europeas, especialmente Rusia, Alemania, Austria, Francia e Inglaterra. Una mezcla letal de militarismo y  nacionalismo con incompetencia y estupidez, más las limitaciones en las comunicaciones de la época, van a lastrar los esfuerzos negociadores, acercando día a día una guerra que aterrorizaba sólo a los conocedores del poder destructivo de las armas modernas.

Probablemente los hechos no son muy exactos, algunos personajes parecen algo falsos, y se nota cierto sesgo favorable a los británicos, pero en todo caso, merece la pena ver este brillante drama político, por el esmero en la recreación de la época, buenas interpretaciones, y por la trascendencia de los dramáticos hechos que narra.





domingo, 7 de mayo de 2017

LA GRANJA DE SAN ILDEFONSO (Segovia)

Para mostrar lo preciosa que está La Granja en primavera no hacen falta palabras:








lunes, 17 de abril de 2017

Drácula, de Bram Stoker



A ver quién pasa una noche aquí....


Bram Stoker nació en Dublin en 1847. Enfermo de pequeño, afortunadamente se recuperó y acabó estudiando matemáticas. Interesado en las artes y en el teatro, se trasladó a Londres para gestionar el Lyceum Theather, de la compañía de Sir Henry Irving. Miembro de la alta sociedad, viajero, conoció a personajes como Oscar Wilde, Arthur Conan Doyle, e incluso a algún presidente de EE.UU.

Stoker comenzó a publicar novelas, entre ellas algunas de terror. Gracias a su amistad con el escritor húngaro Armin Vambery, se interesó por el el folklore y la mitología de la Europa del este. A partir de ese momento investigó a fondo las historias sobre vampiros. Bram Stoker murió en Londres en 1912.

https://en.wikipedia.org/wiki/Dracula

La novela Drácula está escrita en el género epistolar, tan de moda en el Sg. XIX. Con habilidad, el autor utiliza diarios personales, diarios de a bordo, noticias de prensa, e incluso transcripciones de grabaciones en fonógrafo, la tecnología punta de la época,  para componer una trama llena de acción y emoción que no se resiente por esta fórmula un tanto arbitraria.

La famosísima novela comienza con el largo viaje de Jonathan Haker, un “solicitor” (especie de procurador) dedicado a negocios inmobiliarios, para reunirse con un extraño y solitario cliente en Transilvania: el Conde Drácula. Según se acerca al siniestro castillo del conde, su inquietud va en aumento. Varios acontecimientos sugieren que el conde no es quizás el más normal de los vecinos del barrio. Una vez dentro del castillo, el bueno de Haker comprueba que es un prisionero en el ambiente más gótico que se pueda imaginar. A partir de ahí comenzará una aventura llena de terror y peligro para él y para todos sus amigos y familiares.

Aunque Jonathan Haker es un personaje fundamental en la novela, hay otros dos que han trascendido mucho más: su mujer, la  atractiva, interesante e inteligente Mina Murray, que dará una lección de valor a un grupo de caballeros victorianos que tratan de apartarla del peligro con bastante poco éxito; y sobre todo, el excéntrico sabio holandés Abraham Van Helsing, con su inglés un tanto extraño, su mezcla de conocimientos científicos y mágicos, y su personalidad carismática que llena todas las escenas en las que aparece.


Aunque ya existían novelas y narraciones previas sobre vampiros, como “El vampiro” de John Polidori (1819), escrita tras el famoso encuentro en Suiza en el año sin verano del que surgiría también el Frankenstein de Mary Shelly, el Drácula de Bram Stoker establece los rasgos clásicos que definen a todo vampiro elegante y siniestro que se precie. La novela parece escrita para el cine, con un ritmo trepidante, y un final de infarto que se adelanta a Hollywood en muchas décadas. La novela, llena de aventura, algo de humor, un toque de erotismo y diversión continua, resiste perfectamente la lectura después de decenas de adaptaciones al cine, teatro, cómic, etc. Al parecer, existen más de 200 películas de Drácula, incluyendo los dos grandes clásicos, el Drácula de Coppola (1992), y Brácula de Chiquito de la Calzada (1997). A destacar también la estupenda Mina Murray en el cómic “La liga de los hombres extraordinarios”, de Alan Moore.


Y aquí Teresa nos habla más sobre vampiros...

http://elfrikismoilustrado.blogspot.com.es/2009/11/una-de-vampiros-en-aquellas-miticas.html


Drácula, con Mina no te metas Pekadorrrrr....






sábado, 8 de abril de 2017

Toledo siempre es una buena opción (IV)

Si son de los que prefieren susto (je, je) a muerte, el Cerro del es su lugar:
Por las excavaciones arqueológicas:

Por las impresionantes vistas del Tajo...

del Parador...
del Castillo de San Servando...

del imponente Alcázar...


del puente sobre el Arroyo de la Degollada...

de toda la ciudad...

por su belleza...

Toledo siempre es una buena opción.